RESERVAR AHORA

Ventajas de
reservar con nosotros


Mejor precio garantizado


Copa de bienvenida


Late check out hasta las 14h

En pleno corazón de Barcelona

Ubicado en pleno centro de la ciudad de Barcelona, entre dos de las calles más emblemáticas y conocidas de la ciudad -Passeig de Gràcia y Rambla de Catalunya- se levanta el majestuoso Hotel Avenida Palace. El inmejorable emplazamiento del hotel, rodeado por las principales arterias comerciales de la ciudad, facilita el acceso a pie a los más prestigiosos comercios y restaurantes de Barcelona. Por otro lado, la conexión con el moderno sistema de transporte público, permite acceder cómodamente a los principales puntos de interés cultural y lúdico de la ciudad.

location-bcn-landmarks

Puntos de interés cercanos

1 minuto (a pie)

Passeig de Gràcia

La ‘Fifth Avenue’ de Barcelona. A lo largo de esta larga y elegante avenida, que une Plaza Catalunya con el barrio de Gracia, encontrarás algunos de los más representantes edificios de la arquitectura modernista, como La Pedrera, La Casa Batlló, La Casa Amatller o La Casa Lleó Morera. Obra de arquitectos tan reconocidos como Gaudí, Puig i Cadafalch o Domènech i Montaner. Además, también encontrarás los más importantes nombres del comercio minorista y boutiques de las marcas de moda más exclusivas.

Plaza Catalunya

Centro neurálgico de la ciudad, es una plaza peatonal formada por la intersección de algunas de las vías más importantes de Barcelona. Entre ellas, Las Ramblas. Este espacio abierto se convierte cada día en punto de encuentro para miles de personas. A su alrededor encontrarás todo lo que necesites: restaurantes, zonas comerciales, centros de ocio, quioscos de golosinas.

2 minutos (a pie)

Las Ramblas

La columna vertebral de Barcelona y uno de los paseos más conocidos del mundo. Esta calle, que serpentea desde el centro de la ciudad hasta la estatua de Colón es un espectáculo en sí misma. Turistas y lugareños pasean entre sus árboles, arriba y abajo, a lo largo de todo el año observando las miles de pequeñas atracciones que salen a cada paso: tiendas de animales exóticos, espectáculos en vivo, floristas…
Un auténtico río de vida y de color por el que no te cansarás de navegar.

Casa Batlló

La Casa Batlló construida entre 1904 y 1906 en el corazón de la ciudad, es la obra más emblemática del genial arquitecto catalán. Gaudí dotó a la Casa Batlló de una fachada original, fantástica y llena de imaginación. La obra en su conjunto es un prodigio de diseño ornamental gracias a la eclosión de los oficios. Gaudí trabajó con los mejores artesanos de todos los gremios.

10 minutos (a pie)

La Pedrera

La Pedrera es probablemente uno de los edificios de la época modernista más conocidos en todo el mundo y una de las obras de mayor importancia del arquitecto Antoni Gaudí. Un continente que se convierte en una obra de arte en sí mismo.
Su singularidad y su valor patrimonial y artístico quedan ampliamente acreditados con su inclusión en el Catálogo del Patrimonio Artístico de la Ciudad de Barcelona, en 1962; con la declaración de Monumento Historicoartístico de Interés Nacional por parte del Gobierno español, el año 1969, o con la inscripción, por parte de la UNESCO, como Bien Cultural del Patrimonio Mundial, en 1984, por su valor universal excepcional.

El Palau de la Musica

El Palau de la Música Catalana fue construido entre 1905 y 1908 por el arquitecto Lluís Domènech i Montaner como sede del Orfeó Català, financiado con fondos procedentes de suscripción popular. El Palau de la Música Catalana es una perla arquitectónica del modernismo catalán, la única sala de conciertos modernista declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO (4 de diciembre de 1997), que en la actualidad es un punto de encuentro ineludible de la vida cultural y social de Cataluña.

10 minutos (en coche)

La Barceloneta

Es uno de los barrios más populares y con más historia de la ciudad. En 1754 se empezaron a construir las primeras casas y el barrio se llenó de pescadores y de gente relacionada con la actividad portuaria de la zona. Actualmente, el barrio sigue teniendo ese aire de pueblo ajeno a la ciudad que siempre le ha caracterizado. Pero el ambiente ha cambiado mucho, sobre todo, en verano. Su playa es una de las más animadas de la ciudad tanto de día como de noche, cuando abren los chiringuitos y bares musicales instalados en la misma arena donde se puede ir a cenar o a tomar una copa hasta altas horas de la madrugada.